Sin categoría

YURI & CHOLOMÁN… EL REGRESO

173
cuando reuní
mis insomnios completos
quedé dormido

(Haikus – Mario Benedetti)

Estimados amigos, les presentamos nuestra programación para ésta semana.

VIERNES 22 DE FEBRERO DEL 2013
“INSONMIO INMÓVIL” – YURI BOLUARTE
El reconocidísimo trovador, Yuri Boluarte, presenta un show trascendente para la noche sangrienta y entre canciones, historias y anécdotas hace una velada para combatir lo que se le viene luego… un insonmio de esos.
En fin, el Doc tiene mucho que contar y cantar, y como siempre ofrecerá un inolvidable momento.
YURI BOLUARTE en La Oveja Negra
10:30 p.m.
(Ingreso S/. 10.00 por persona / S/. 15.00 por pareja en cualquier combinación)

SÁBADO 23 DE FEBRERO DEL 2013
“EL REGRESO DE CHOLOMÁN” – CHOLOMÁN
Un grato compañero que anduvo por lugares distantes, lo cual parece es una norma de vida, regresa nuevamente para presentar un show que incluye nuevas canciones y relatos de un ser que simplemente ha querido llamarse Cholomán!
Alta bohemia, buena música y esta vez en compañía del extraordinario NACHO CHOQUE, guitarrista de primer nivel que hará de las suyas con el gran repertorio de Cholomán.
CHOLOMÁN en La Oveja Negra
10:30 p.m.
(Ingreso S/. 5.00 por persona)

Los esperamos como siempre y en el lugar de siempre, Calle Arco Iris 511, Barrio de San Cristóbal.
Reservas al 256665 / 966029253 / producciones@laovejanegracusco.com

Al final, unas letras…

Un Abrazo

La Oveja Negra
Búscanos en facebook: Laovejanegra La Oveja Negra



Sueño 801 /
(Fabián San Miguel)

estoy despierto. Hablo con alguien sobre las burbujas en la sangre. El televisor se acuesta a mi lado, con el volumen en mínimo, apenas los gestos. Lo demás lo recordaré más tarde. Busco un libro en la mesa de luz, un fogonazo. Se cae uno de los murciélagos que duermen en el taparrollo de la ventana. Sueño que sueño con un pintor sin manos, la sombra de su obra es apenas un boceto que anuncia el alba. Acaricio los hongos con la palma de los pies, es un prado extenso. Una mujer llora en otro cuarto. Estoy despier­to, anoto un recuerdo que después olvido. Cuando más tarde vuelvo al papel la escritura me parece rasgada, ajena. Temo volverme inútil.