Programación

Vidas Quebradas??? MILLONES & JOAN

Roses and red by Ophelias Overdose in DeviantArt

94
cuando uno viaja
también viaja con uno
el universo
(Haikus – Mario Benedetti)

Estimados amigos, les enviamos nuestra programación para el fin de semana, algo siniestro de este mes de Mayo. Sin embargo, hay varios motivos para mantener la calma. Aparte de ser el mes Mariano (para los despistados, por la Virgen María; ajá la Mamy de Jesús) también es mes en el cual, se están dando milagros (y no nos referimos, precisamente, a las declaraciones del inquilino del Palacio de Gobierno)

VIERNES 13 DE MAYO 2011
“SIETE VIDAS” – JORGE MILLONES
El popular Jorge Millones tiene un reto complicado: la noche sangrienta de La Oveja Negra coincide con una fecha extraída de las más aterradoras mentes cinematográficas, el viernes 13!
Y como si no fuera bastante, el buen Jorge presenta un show denominado “SIETE VIDAS”?, Ahora sí, que este buey está loco. Y encima, al parecer, absolutamente inadvertido de la fecha indicó al operador web on que es un show que tiene que ver con asuntos infantiles (!) Pardiez!, qué pasa en este mundo???, ya que la canción se la escribió a uno de sus hijos. En fin, quien comprende el derrotero de los shows, de los viernes, de los treces, de los Jorges?.
Una noche en la cual, parece, que todo puede pasar y encima, solo como quien adivina, nada raro un invitado por ahí, que si apuntamos bien, será el viernes el que temblará!.
JORGE MILLONES en La Oveja Negra
10:30 p.m.
(Ingreso S/ 10.00 por persona)

SÁBADO 14 DE MAYO DEL 2011
“A TEMPO QUEBRADO” – HABLEMOS DE AMORES Y AMANTES – DAYANA JOAN SILVA
Ahora sí que esta niña puso la cereza! La noche bohemia, presenta a DAYANA JOAN, sí, otrora tiempos DAYANA SILVA que además estará en compañia de su Señor Padre y hablarán, en todo caso, interpretarán y cantarán de Amores y Amantes. Ajá, tal cual lo lee, respetable culto rebaño. No hace falta mayores precisiones al respecto del tema, solamente que por medidas de seguridad, será mejor mantener perfil bajo, no más.
Una niña que se lanza con todo y de verdad que nos da mucho gusto saber que pronto viene una producción a tempo quebrado! (a ver si el Doctor Osoa nos descifra este misterioso tempo musical)
DAYANA JOAN en La Oveja Negra
10:30 p.m.
(Ingreso S/ 10.00 por persona / S/ 15.00 pareja en cualquier combinación)

Los esperamos como siempre y en el lugar de siempre: Calle Arco Iris 511, Barrio de San Cristóbal.
Reservas al 256665 / 984927437 o a producciones@laovejanegracusco.com

Al final unas letras…

Un abrazo

La Oveja Negra
Visita http:laovejanegra-cusco.blogspot.com y entérate “buscando el origen de La Oveja Negra” (próxima publicación)
Búscanos en Facebook: Laovejanegra La Oveja Negra

Autoretrato
(Rosario Castellanos)

Yo soy una señora: tratamiento
arduo de conseguir, en mi caso, y más útil
para alternar con los demás que un título
extendido a mi nombre en cualquier academia.

Así, pues, luzco mi trofeo y repito:
yo soy una señora. Gorda o flaca
según las posiciones de los astros,
los ciclos glandulares
y otros fenómenos que no comprendo.

Rubia, si elijo una peluca rubia.
O morena, según la alternativa.
(En realidad, mi pelo encanece, encanece.)

Soy más o menos fea. Eso depende mucho
de la mano que aplica el maquillaje.

Mi apariencia ha cambiado a lo largo del tiempo
—aunque no tanto como dice Weininger
que cambia la apariencia del genio—. Soy mediocre.
Lo cual, por una parte, me exime de enemigos
y, por la otra, me da la devoción
de algún admirador y la amistad
de esos hombres que hablan por teléfono
y envían largas cartas de felicitación.
Que beben lentamente whisky sobre las rocas
y charlan de política y de literatura.

Amigas… hmmm… a veces, raras veces
y en muy pequeñas dosis.
En general, rehuyo los espejos.
Me dirían lo de siempre: que me visto muy mal
y que hago el ridículo
cuando pretendo coquetear con alguien.

Soy madre de Gabriel: ya usted sabe, ese niño
que un día se erigirá en juez inapelable
y que acaso, además, ejerza de verdugo.
Mientras tanto lo amo.

Escribo. Este poema. Y otros. Y otros.
Hablo desde una cátedra.
Colaboro en revistas de mi especialidad
y un día a la semana publico en un periódico.

Vivo enfrente del Bosque. Pero casi
nunca vuelvo los ojos para mirarlo. Y nunca
atravieso la calle que me separa de él
y paseo y respiro y acaricio
la corteza rugosa de los árboles.

Sé que es obligatorio escuchar música
pero la eludo con frecuencia. Sé
que es bueno ver pintura
pero no voy jamás a las exposiciones
ni al estreno teatral ni al cine-club.

Prefiero estar aquí, como ahora, leyendo
y, si apago la luz, pensando un rato
en musarañas y otros menesteres.

Sufro más bien por hábito, por herencia, por no
diferenciarme más de mis congéneres
que por causas concretas.

Sería feliz si yo supiera cómo.
Es decir, si me hubieran enseñado los gestos,
los parlamentos, las decoraciones.

En cambio me enseñaron a llorar. Pero el llanto
es en mí un mecanismo descompuesto
y no lloro en la cámara mortuoria
ni en la ocasión sublime ni frente a la catástrofe.

Lloro cuando se quema el arroz o cuando pierdo
el último recibo del impuesto predial.