Sin categoría

MILLONES Y MIRONES

148
el árbol sabe
de quién es cada paso
de quién el hacha
(Haikus – Mario Benedetti)

Estimados amigos: les presentamos nuestra programación para éste fin de semana, está extraordinaria…

VIERNES 10 DE AGOSTO DEL 2012
“CASCABEL” – JORGE MILLONES
Finalmente, nuestro gran compañero JORGE MILLONES regresa a Cusco para presentar su producción musical CASCABEL. Felicitaciones!!!
La noche sangrienta, fue elegida para mostrar el trabajo musical al culto rebaño en el mejor ambiente que ya todos conocen, con el mejor sonido y la gratisima compañía de Jorge Millones, Orquesta y Coros???
No se pierda una noche irrepetible, con un estreno exclusivo.
JORGE MILLONES en La Oveja Negra presenta “CASCABEL”
10:30 p.m.
(Ingreso S/ 15.00 por persona)

SÁBADO 11 DE AGOSTO DEL 2012
“LO QUE TRAE EL VIENTO: CUENTOS Y CANTOS DEL MUNDO” – YEINA & NINO
Una extraordinaria velada en compañía de dos compañeros que presentan algo pocas veces visto en nuestro humilde recinto: Cuentos y Cantos del Mundo.
YEINA desde Dinamarca nada más ni nada menos y NINO MIRONES desde varias locaciones, se presentan con lo mejor de un trabajo que promete hacer una noche mágica, misteriosa y llena de historias y canciones para volar y alcanzar el viento.
NINO MIRONES & YEINA LUNDHOLM en La Oveja Negra
10:30 p.m.
(Ingreso S/ 10.00 por persona / S/ 15.00 por pareja en cualquier combinación)

Los esperamos como siempre y en el lugar de siempre: Calle Arco Iris 511, Barrio de San Cristóbal.
Reservas al 256665 / 966029253 o a producciones@laovejanegracusco.com

Al final unas letras…

Un abrazo

La Oveja Negra
Visita http://laovejanegra-cusco.blogspot.com
Búscanos en Factbook: Laovejanegra La Oveja Negra

MI PADRE UN ZAPATERO
( Pablo Guevara)

Tenía un gran taller. Era parte del orbe.
Entre cueros y sueños y gritos y zarpazos
él cantaba y cantaba o se ahogaba en la vida.
Con Forero y Arteche. Siempre Forero, siempre
con Bazetti y mi padre navegando en el patio
y el amable licor como un reino sin fin.

Fue bueno, y yo lo supe a pesar de las ruinas
que alcancé a acariciar. Fue pobre como muchos,
luego creció y creció rodeado de zapatos que luego
fueron botas. Gran monarca su oficio, todo creció
con él: la casa y mi alcancía y esta humanidad.

Pero algo fue muriendo, lentamente al principio:
su fe o su valor, los frágiles trofeos, acaso su pasión;
algo se fue muriendo con esa gran constancia
del que mucho ha deseado.

Y se quedó un día, retorcido en mis brazos,
como una cosa usada, un zapato o un traje,
raíz inolvidable quedó solo y conmigo.
Nadie estaba a su lado. Nadie.
Más allá de la alcoba, amigos y familia,
qué sé yo, lo estrujaban.
Murió solo y conmigo. Nadie se acuerda de él.